​ Situación presente y futura del español en Japón. Elucubraciones de una profesora dirigidas a otros profesores en Asia (y a las autoridades)

Situación presente y futura del español en Japón. Elucubraciones de una profesora dirigidas a otros profesores en Asia (y a las autoridades)

Montserrat Sanz Yagüe

Dada la velocidad vertiginosa con la que se suceden los cambios en nuestras sociedades, es difícil predecir el futuro en cualquiera de sus facetas. De modo que adoptaré la actitud de que el futuro de la enseñanza en Japón será el que nosotros seamos capaces de crear; es decir, no sólo es posible diseñar el futuro que deseemos, sino que es nuestra responsabilidad. Para ello, lo mejor es comprender el presente.

La situación actual de la enseñanza del español en Japón produce reacciones algo contradictorias. Por un lado, en comparación a la situación del japonés u otras lenguas orientales en España, admira que haya 240 universidades donde se ofrecen clases de español para cubrir el requisito de lengua extranjera y que 16 de ellas tengan departamento de español como especialidad. Existen cursos de español en la radio y la TV, hay varias asociaciones de hispanistas que tienen sus propias publicaciones, etc. El hispanismo en Japón goza de una larga tradición y se puede decir que este país ha aportado grandes hispanistas y traductores. En cambio, cuando se tienen en cuenta factores como el número de habitantes, al alto nivel de vida y cultural de la población y los procesos avanzados de globalización que estamos experimentando, se puede afirmar que el número de estudiantes de español y la profundidad con la que realizan sus estudios deja mucho que desear. Esto puede deberse a la misma razón por la que hay, por ejemplo, pocos vinos españoles disponibles para la compra en Japón o por la que no se encuentra queso manchego: los españoles no han hecho de Asia su prioridad.

Conviene añadir que a nivel de educación reglada secundaria, sólo unos 2700 estudiantes parecen estar en contacto con el español, ya que no son muchos los institutos que lo ofrecen. Pero tampoco se podría terminar este breve recorrido sin citar la presencia del Instituto Cervantes en Tokio que, aunque de muy reciente creación, ha elevado el número de estudiantes que toman los exámenes de DELE, por ejemplo.

Lo anterior es un breve resumen que se refiere sólo a la cantidad. En cuanto a la calidad, en cambio, el problema del español en Japón es precisamente que existen 240 universidades donde se imparte como lengua extranjera para cubrir requisitos de créditos. En otras palabras, en Japón sucede con las lenguas lo mismo que ocurre en la mayoría de los países: que se intenta solventar el problema de que la gente no hable idiomas convirtiéndolo en una asignatura obligatoria dentro del sistema educativo. El estado se plantea que el multilingüismo es deseable, y por tanto se impone el requisito de un par de créditos a rellenar con clases de lenguas en todas las carreras. Pero esto sólo cubre el expediente.

El resultado de esta política puede llegar a ser contraproducente: un alto porcentaje de fracaso escolar y de frustración relativo a la lengua. Por ejemplo, a pesar de años de estudios de inglés obligatorios, los japoneses no se desenvuelven bien en esta lengua, al igual que sucede en países como España. Tornar los idiomas en asignaturas dentro de planes académicos tiene el peligro de que se enfoque la enseñanza únicamente al examen y de que el escaso número de horas semanales que se dedican a ellas se vuelva el arma más poderosa en su contra. En cierto modo, se puede afirmar que la mejor forma de matar el interés por las lenguas es precisamente convertirlas en asignaturas e imponer la ganancia de créditos a través de su estudio. Esta es la situación del español en Japón. El requisito de una segunda lengua incluye normalmente dos años o cuatro semestres, a razón de una clase de 90 minutos por semana, frecuentemente impartida en japonés.  Esta contradicción entre otorgarle a la lengua un hueco en el sistema educativo y convertirla así en una “maría” fastidiosa será difícil de superar, en mi opinión, al menos en un futuro a corto y medio plazo.

También como en la mayoría de los países, uno de los problemas fundamentales puede ser que estas imposiciones en el currículum se suelen realizar antes de acometer la formación de profesorado suficiente que pueda cubrir las necesidades de enseñanza. En Japón, el boom de las lenguas tras la Segunda Guerra Mundial y su incorporación al sistema educativo se produjo cuando la realidad era la escasez de personal cualificado. Esta situación ha persistido a lo largo de generaciones. El profesor no se siente cómodo con su dominio de la lengua, por lo que perpetúa el tipo de enseñanza basado más en describirla intelectualmente que en hacer que se asimile, modelo de enseñanza a la que él se vio sometido. Quizá esto esté en la raíz misma de que la población, tanto en nuestro país como en Japón, siga sin hablar inglés a pesar de años de incorporación de esta asignatura a su currículum.

Recapitulando, la calidad de la enseñanza del español en las universidades donde se ofrece como segunda lengua no satisface a casi ninguno de los implicados. En particular, no crea más hablantes reales de español entre los japoneses. Como mucho, produce más habitantes que pueden decir el consabido “hola, amigo” cuando los conoces por casualidad y que pronuncia la paella en su forma katakanizada.

Pasemos ahora a hablar de los departamentos universitarios de español donde se ofrece como especialidad. Ya hemos dicho que existen 16 departamentos en todo el país, lo cual en total supone unos 4500 ó 5000 estudiantes de lo que podríamos llamar “filología hispánica”. En estos departamentos, la división del trabajo es la que se conoce en otras partes de Asia: los profesores japoneses se hacen cargo de las clases de gramática, composición, etc., mientras que a los nativos se les contrata fundamentalmente para las de conversación. Hay pocos nativos en puestos fijos. Normalmente se trata de profesores a tiempo parcial que acuden a la universidad una vez a la semana. Dependiendo del departamento, el grado de autonomía de estos profesores varía. En algunos casos no tienen libertad para elegir el libro de texto ni el contenido, y están en equipos de co-enseñanza con otro docente, pero en otras son más autónomos. Existen innumerables manuales publicados en Japón, pero casi todos ellos orientados a los aprendices de español como segunda lengua, a niveles básicos y con enfoques muy tradicionales. Resultan muy parecidos unos a otros. Prácticamente cada profesor o cada departamento publica el suyo. Suelen versar en torno a un personaje japonés que viaja a España y contienen un diálogo manipulado según la gramática que se quiere cubrir en la lección. Por tanto, el enfoque más utilizado es el de gramática-traducción con ciertos toques audiolinguales. Los ejercicios suelen ser de respuesta cerrada. En cuanto a las clases de composición, lectura y literatura, se basan casi exclusivamente en la traducción.

El problema principal que observo yo, sin embargo, es la motivación que lleva a algunos jóvenes a estudiar español a nivel universitario como especialidad. Decir que existen 5,000 estudiantes en la carrera de español puede impresionar a simple vista, pero la realidad es que muchos de ellos se enfrentan a estos estudios como se enfrentarían a unos cursos en una academia o como tomarían un curso de snowboarding, y partiendo de motivaciones que podríamos calificar de peregrinas. Un estudio riguroso realizado hace un par de años corroboró la información que ya teníamos los profesores: el  22 % de los alumnos lo estudian porque el español es una lengua muy hablada en el mundo, el 18% porque les interesa la cultura y el 17% porque les interesa la música y el baile. Entre el segundo grupo (los del interés en la cultura), un apabullante 73% lo hacen porque les gusta el fútbol.

No sé si a ustedes este dato les parecerá tan preocupante como a mí. Esto de decidir tu carrera universitaria en base a tu hobby deportivo es un fenómeno que sólo puede existir en una sociedad con alto nivel de vida que se puede dedicar a la persecución de quimeras y que no es consciente de la magnitud de las responsabilidades que acarrean las decisiones. También es el resultado de la relación que existe entre la universidad y el mundo laboral en Japón, que constituye un engranaje casi perfecto en cuanto a las fechas (los estudiantes se gradúan alrededor del 25 de marzo y comienzan su trabajo en una empresa el 1 de abril del mismo año), pero que chirría en lo que respecta al contenido: la especialidad cursada es prácticamente irrelevante para la vida laboral. Este sistema es deseable desde el punto de vista social, pues evita el paro, pero no es lo mejor que le puede suceder a una lengua para vivir una vida sana en un país extranjero.

El resultado de todo esto es que, de los que cursan su carrera en español, aproximadamente la mitad, aquellos cuya motivación inicial no era tan superficial, llegarán a un nivel B2, con algunas y honrosas excepciones, que podrían llegar a C1 si han hecho un año de intercambio en el extranjero. El resto no alcanzará cotas tan altas. En definitiva, el panorama global es poco alentador.

La pregunta es: ¿Es ésta una situación inevitable? ¿Seguirán aproximándose los estudiantes jóvenes en Japón a las lenguas con una visión ingenua y superficial de lo que supone adquirir una L2? ¿Existen vías nuevas de canalización de las lenguas en sociedades lejanas y distantes culturalmente? Como ilustración, les ofrezco la siguiente historia:

“Érase una vez un reino remoto. Los habitantes vivían felices. Imperaban la paz y la prosperidad. Sin embargo, en ese reino habitaba un grupo de inmigrantes de una tierra cercana que vivía bajo una tremenda presión: no podían revelar su origen y se ocultaban entre la población cambiando su nombre por uno parecido a los del reino en el que vivían, sin confesar su verdadera identidad. Su origen era motivo de discriminación laboral y social. Pero un día, un pequeño artista de esa tierra cercana de la que provenían los inmigrantes discriminados decidió hacer una serie de TV. Una historia de amor protagonizada por un chico de cara tierna y un tanto afeminada que encarnaba lo más puro de los sentimientos románticos. Algún atrevido de nuestro reino próspero se atrevió a comercializar este drama, y , ¡oh, sorpresa! Las mujeres del reino, ávidas de emociones tiernas y melosas, cayeron en masa enamoradas del protagonista afeminado. La serie causó furor nacional. Las mujeres no hacían sus tareas domésticas a la hora en que se proyectaba y soñaban con tener un amante como él, los productos se vendían mejor si aparecían patrocinados por el protagonista, y las empresas de pañuelos crecían ante tan lacrimógena producción. El mundo femenino del reino reconoció rasgos humanos y deseables en aquellos vecinos despreciables hasta entonces. Se lanzaron en masa a querer aprender la lengua de los protagonistas, creciendo la demanda en un 900%, y los vuelos a aquel país cercano, antes vacíos, iban repletos de pasajeros. Las academias de lenguas no podían satisfacer la demanda, entre otras cosas porque era difícil encontrar profesores, ya que todos vivían con una identidad oculta que no podían revelar. Pero entonces, algunos de aquellos inmigrantes que habían vivido ocultos decidieron salir del armario y confesar su verdadero nombre. Y desde entonces, conviven en paz y armonía dentro de la sociedad. Las academias han perdido parte de su demanda, pues ya sabemos todos que el amor pasional se agota, pero permaneció el poso de respeto y admiración mutuos, amenizado por un grupo de chicas monísimas de ese reino contiguo que cantaban y bailaban para deleite de nuestros habitantes. Y como observó alguien, lo que no habían conseguido los políticos en décadas lo consiguió aquel chico tierno y pálido con su cara de Harry Potter. Y así fue como, alrededor del 2003, los coreanos salieron de su tremenda situación de discriminación en Japón, a través del culebrón “Sonata de invierno”, producido en Corea, y de las populares cantantes del grupo coreano Kara. Y colorín colorado: el coreano es ahora objeto de estudio en Japón”.

Esta historia real revela el poder de los medios audiovisuales y los motores que hacen funcionar en el siglo XXI una sociedad con un elevado poder adquisitivo como la japonesa, donde las necesidades de supervivencia no guían ya las actitudes y elecciones de los ciudadanos. No es trivial que un culebrón haya logrado, no sólo conseguir el interés de la población en una lengua, sino incluso acabar con una situación terrible de discriminación. Me atrevo a sugerir por tanto que, si el objetivo de las autoridades españolas es expandir el español en Japón, lo más directo es que traten de vender “Amar en tiempos revueltos”, “Gran Reserva”, “Aguila Roja” o alguna producción sencilla situada en la España contemporánea a un precio módico a la NHK (muy importante: sin doblar, con subtítulos, para que se identifique la lengua con los personajes y con las historias), pues la banalidad de las sociedades ricas se alimenta de la cultura popular y visual, y será por tanto esa una vía más rentable que subvencionar una nueva traducción de Don Quijote al japonés (obra de la que, dicho sea de paso, existen un número sorprendente de versiones en esta lengua oriental). En el siglo XXI los canales de colonización cultural han cambiado, y también lo han hecho nuestros objetivos lingüísticas: siempre habrá necesidad de eruditos e intelectuales que se dediquen al estudio serio de la lengua en estos países, pero lo que realmente queremos es, además, interlocutores en todos los campos, japoneses hablantes de español en el mundo empresarial, científico y tecnológico.

Por otro lado, aprovecho para advertir de los peligros de relegar el papel de embajadores culturales a los deportistas españoles, pues desgraciadamente el mundo del deporte profesional cada vez se aproxima más al de las drogas y es posible que las idolatrías que marcan una época se desplomen fácilmente en otra.

Ahora bien, el término “expansión” del español tiene un tono a Reyes Católicos con el que los profesores encontramos difícil identificarnos. Recuerda también a la canción de Roberto Carlos “Yo quiero tener un millón de amigos” (que ahora con el Facebook es un deseo tan factible como carente de sustancia), como si la cantidad fuese lo único importante. Entendemos que el punto de vista económico que pudiera resultar de tal expansión esté detrás de ese deseo, pero es un aspecto que a los profesores no nos incumbe. La llegada de más estudiantes a nuestras aulas no irá acompañada de una subida de sueldo, aunque hay que admitir que garantiza nuestro humilde puesto. Dejemos por tanto esa motivación para los encargados de velar por los intereses económicos. Entonces, ¿cómo concebir tal expansión desde nuestro papel de profesores y para qué expandir el español en el mundo? ¿Qué tendríamos que hacer con los cientos de personas que se interesarían por nuestra lengua como resultado del hipotético furor mediático de alguna serie de éxito? Yo tuve mi revelación particular unos cuatro o cinco años después de haber comenzado a enseñar en Japón, cuando, tras denodados esfuerzos por enseñar a mis alumnos, me confesaban que iban a España y eran incapaces de satisfacer la curiosidad de sus familias anfitrionas porque no sabían explicar nada sobre Japón. Ahí entendí la futilidad de enseñar a alguien a hablar tu lengua sin convertirlo en un verdadero interlocutor en condiciones de igualdad. Ellos conocían la paella y las Fallas, pero no sabían decir por qué en agosto los japoneses viajan para reunirse con sus familias o cómo es que en Japón hay más creyentes que habitantes sin ser un país religioso.

En aquel momento decidí comenzar a formar japoneses para hablar sobre Japón en español, y abandoné mi esencia de occidental, esa obsesión nuestra por pensar que el mundo necesita occidentalizarse y que somos parte de una cruzada unidireccional. Creo francamente que a los profesores de español nos corresponde dotar de contenido la interacción con los asiáticos. Quizá de ahora en adelante debamos formarles lingüísticamente para preguntarles si tienen algo que enseñarnos y que lo hagan en nuestra lengua. Si eso es así, quizá en el futuro tengamos algo más de éxito y consigamos que hablen más y mejor de lo que lo hacen ahora esos miles de alumnos que toman español en una de las 240 universidades que lo ofrecen y que, al fin y al cabo, serán los que estarán en puestos de toda índole en las empresas e instituciones japonesas. En definitiva, está casi todo por hacer, podemos diseñar cómo queremos que sea el futuro y podemos estar seguros de que la larga recesión que experimentan los japoneses desde hace más de dos décadas acabará transformando de alguna manera la banalidad de sus objetivos para convertirlos en verdaderas necesidades. Lo que no podemos hacer es esperar a que el interés por esta lengua se origine en ellos, ni siquiera por razones económicas de búsqueda de mercados en Latinoamérica. Plantar la semilla a través de sus mecanismos contemporáneos de consumición de entretenimiento sería el camino más corto para captar posibles interesados en convertirse en sólidos puentes entre nuestros países.